jueves, 4 de octubre de 2012

El chico de los sueños.

- 10 de Julio de 2006 -
 -New York-

Ya son las 17:50 de la tarde, y se que tengo algo que hacer, pero no se muy bien el que, con todo lo de la mudanza y los papeleos, se me olvidan las cosas. Ah si, ya recuerdo, tenía que ir a la compra, mi madre me ha dejado una lista de la compra en la nevera, o al menos eso creo. Desde que mi padre y mi madre se divorciaron, mi madre tiene que ir a diario a un psicólogo experto de esos, ya que no puede superarlo. 

Mi hermano Ryan la lleva allí, ya que el acaba de cumplir los 19 años y ya tiene su propio coche. Es un pesado, siempre diciendome "Ten cuidado", "Portate bien", "Recoge todo", parece mi madre, pero lo hace porque es muy protector, y si algo me pasara el sería el primero en defenderme. Mi madre, Samatha, tiene casi 42 años, antes de el divorcio era muy presumida, y le gustaba mucho maquillarse y vestirse elegante. Es muy buena cocinera, y periodista, trabaja en el periódico, exactamente en el Planet. Con tanto hablar de mi familia, se me ha olvidado presentarme a mí misma. Yo soy Sally, tengo 15 años, saco notables en casi todas las asignaturas, ya que las matemáticas, se me dan bastante mal. Me apasiona el baile, de mayor sueño con ser profesora de baile, y tener dos hijos, uno chico y otro chica. Me gusta un chico, se llama Jean, es alto, moreno, piel un poco oscura, ojos oscuros, en fin, moreno en todos los aspectos. Lo conocí hace 3 semanas, en la heladería. Al parecer nos gusta el mismo helado, el de vainilla, jaja, ya tenemos algo en común. Su mirada, su preciosa mirada, hace cada día me guste más. Le miro y veo un brillo en sus ojos, un brillo que cada día hace que sea un poco más feliz. Hace poco, aproximadamente hace 5 días, rozó su mano con la mía, y mi corazón poco a poco fue acelerando. También está mi mejor amigo, Derek, muy majo. Todos los días cuando estoy deprimida viene a casa a apoyarme y a comer helado conmigo, no se que haría sin un amigo como él. Cada día imagino como sería mi vida si Jean sería mi novio, quizás algo más extraña, pero merecería la pena, vivir la experiencia.


-11 de julio de 2006-                                                                                               

-New York-

Mi primer amor, para ser todos sinceros, es Jean. Como bien dije, le conozco desde hace 3 semanas, para cada día que pasa, cada vez que le veo, me gusta un poquito mas. Cada noche en mi cuarto imagino como sería mi primer beso con él. ¿Algo alocado? No, no creo. Más bien algo romántico y suave, que se note que hay sentimientos. Sueño con que cojo su mano delicadamente y paseo con el por la playa, mientras la brisa recorre nuestros brazos, y un pequeño escalofrío, deja mi piel de gallina, y suavemente el me abraza, y así mi piel vuelve a la normalidad, pero mi corazón late más que nunca.

Estamos en plenas vacaciones, pero ya estoy comenzando a comprar todos los materiales, libros y cuadernos, no me gusta dejar las cosas para última hora. Sin embargo, la academia de baile no cierra en verano, ni en fiestas, y la verdad es que no comprendo porque. Bailo casi todos los estilos, excepto ballet, y lo clásico, no me gusta para nada, mi especialidad es el hip hop y el funky. Hoy es domingo, y no tengo que ir a la academia, pero mañana lunes sí. Me da un poco de pereza, ya que con la mudanza, estoy muy cansada. A Jean le encanta el baloncesto, aunque es un jugador callejero. Le gusta mucho jugar en las canchas del barrio, yo suelo ir a verle, aunque me da miedo ir por allí sola, ya que hay muchas bandas de esas.. Hace 9 días o así, cuando fui a verle, casi me roban, gracias a el no me robaron, porque me defendió. Ese mismo día hizo un partido, contra una banda muy extraña, todas las canastas que marcó, me las dedicó a mi y la verdad es que me hizo mucha ilusión. Mi amiga Molly, es una chica muy extrovertida, excepto con el hermano de Jean, Alex, porque a ella le gusta él. No entiendo que le ve, es un chico un poco arrogante y bastante solitario, solo que una vez le salvó, y desde entonces, Alex para ella es como su ídolo. A veces siento que yo también le gusto Jean, aunque otras veces no, porque parece que pasa de mí. Hoy sin ir más lejos, ni si quiera ha venido a llamarme, y la verdad es que es raro, porque todos los días viene por la mañana,a desayunar conmigo. Hace 4 días o así, vino a casa justo cuando yo salí de la ducha, que vergüenza pasé, porque casi se me calló la toalla al verle. La verdad es que esto de que el chico que te gusta, le veas a diario, y venga a tu casa, no está nada mal, pero que nada mal...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada